Cómo cobro mi trabajo de fotografía, ¿Por horas o por proyecto?

Cuando llevas algún tiempo trabajando como profesional en un sector de servicios, y acabas especializándote u ofreciendo un servicio extra o premium a tus clientes, surge una duda.

¿Debo cobrar por horas o también por el mero hecho de que me contratan a mí, como profesional?

Tu conocimiento y experiencia tiene valor, ¿Cómo puedes añadirlo a un presupuesto?

Es el eterno debate, y muchos coach recomiendan que no, que no cobres por horas. Pero hasta el día de hoy, no hemos visto a nadie que proporcione una solución coherente y que se pueda adaptar al sector freelance.

Es muy fácil decir, ¡Deja de cobrar por horas! Lo acompaño con una charla inspiracional y motivacional, te convenzo, y me voy a casa sin haberte aclarado nada más ni tampoco, como hacerlo.

Vamos a intentar de dar un poco de luz a como cobrar tus trabajos, por horas o por proyectos.

Antes de eso, déjame que te ponga en una situación para que puedas identificarte con alguno de los siguientes perfiles.

Tenemos al cliente A, va a una tienda de electrónica (en realidad, puedes imaginarte cualquier tienda que frecuentes) y sabe perfectamente lo que quiere: Unas baterías recargables AA de 2700 mAh híbridas de la marca PANACELL. No quieres ni necesitas ninguna explicación más, ni otro producto ni quiere otra marca, lo compra y se va. No hay más.

Y ahora entra el cliente B con las mismas necesidades, pero aún no lo sabe. Pregunta por unas baterías para su aparato electrónico, cuando le pregunta por las que necesita tan solo sabe que utiliza 4 baterías AA.

También se ha encontrado que sus antiguas baterías le han dejado en mal estado los contactos del aparato. Aquí le empiezan a asesorar y le comentan que, dependiendo del tipo de dispositivo electrónico, necesitará que tenga más o menos mAh, que las hay hibridas o recargables normales, que necesitará un cargador de baterías y que los hay rápidos y lentos. A más, le recomiendan como limpiar los contactos para que su aparato vuelva a funcionar.

Y por último, supongamos que en la misma calle hay varias tiendas que ofrecen exactamente los mismos productos, pero de diferentes marcas.

Bien, el cliente A crees que estará dispuesto a pagar por unas baterías de 10€, ¿12€? Es solo un 20% extra. La respuesta, aunque depende de varios factores, probablemente será no. Por muy buen servicio que le ofrezcan, él sabía lo que quería e iba a por un producto específico. Podría ser que, si la siguiente tienda estuviese más lejos, o no supiese seguro si iban a tener el producto en otras tiendas, estaría dispuesto a pagar un pequeño extra. Si no, no. Seguro.

El cliente B, se habrá ido comprando las baterías, un cargador y con una pequeña explicación del motivo de su compra, es decir, se le ha “educado”.
¿Este estaría dispuesto a pagar un extra?
Seguro que sí. Y no le hubiese importado. Si el trato ha sido bueno y se ha sentido que le han asesorado de forma adecuada para él, y no por intereses comerciales, acaban de fidelizar un cliente de por vida. O por mucho tiempo.

¿Qué tipos de clientes tienes? ¿A o B?

Según los clientes que tengas, puedes optar a una estrategia u otra. Lo que deberías tomar medidas si todos tus clientes fuesen tipo A. No suelen ser muy fieles a sus proveedores…

Si la respuesta es A, te va a ser muy difícil cobrar por proyecto, por experiencia, etc. Si podrás cobrar por caché, por reputación, etc, sin ninguna duda, pero te será más difícil.

Si la respuesta es B, sí, podrás cobrar por proyecto. Y si además de hacer tu servicio como freelance, ofreces soluciones a los problemas por tu dilatada experiencia, es decir, resuelves esas situaciones incómodas para los clientes, podrás añadirles esos extras.

Ni todos los clientes son A, ni el mundo está lleno de B. Por mucho que nos empeñemos en tener solo del tipo B, siempre habrá clientes A que nos financiarán nuestro sueldo 😉

En el caso del B, ¿Cómo podríamos sacar unas conclusiones para cobrar por proyecto? ¿O como añadir un extra por contratar a alguien como nosotros que resolvemos marrones situaciones y generamos seguridad a los clientes?

Cuanto más tiempo le puedes dedicar a un proyecto, mejor será el resultado. Y el cliente quedará más satisfecho. Seguro.

OPCIÓN A

En primer lugar, calcula el tiempo de tu trabajo y servicios. Para poner un ejemplo y números redondos, el trabajo te llevará unas 25 horas de ejecución de foto y retoque.

En esta ocasión, te recomendaría que añadieras un porcentaje extra en base a las horas de trabajo que le dediques, y sería escalable según el número de horas del trabajo, por ejemplo:

10 horas de trabajo, un extra del 35% del precio hora de tu tarifa base.

20 horas de trabajo, un extra del 30% del precio hora de tu tarifa base.

40 horas de trabajo, un extra del 25% del precio hora de tu tarifa base.

80 horas de trabajo, un extra del 20% del precio hora de tu tarifa base.

Recuerda, deberías trabajar con distintos precios horas según tus tarifas. No es lo mismo, tu precio hora de fotografía e-coommerce, que el de bodegón publicitario. Tampoco va a ser el mismo uso ni explotación de las imágenes. Y por último, esta opción de tarifas las podrías añadir en FOTOEXCEL Tarifas, en EXTRAS. Añadiendo estos porcentajes en las casillas correspondientes.

OPCIÓN B

A la hora de calcular el trabajo, añadirás una de tus tarifas más alta, o añadirás más horas de las necesarias. Sería como en el ejemplo anterior, pero sin ser tan preciso y un poco aleatorio.

CONCLUSIÓN

En los trabajos que no sabes del todo cierto que te vas a encontrar, o que tu asesoramiento es de vital importancia, así como tu conocimiento y experiencia, deberías cobrar un extra.

Puede ser que lo añadas como un extra de horas, o cobrando una tarifa más alta pero, que estés especializado en algo y que puedas resolver los problemas que puedan surgir, tiene un precio. Y es muy probable que tu cliente lo valore.

De esta manera, siempre podrás ofrecerle ese servicio premium a tus clientes B, que no es más que, solucionarle sus problemas, darles soluciones y atenderles personalizadamente, sin tener que mirar el reloj.

¿Qué cobro por un trabajo de fotografía o retoque?

¿Qué puedes cobrar por una sesión de fotos y retoque?
¿Cuánto tiempo pierdes haciendo un presupuesto o poniendo precios a tus trabajos de fotografía?

Lo has escuchado muchas veces, No cobres por debajo del mercado. Pero, ¿Qué precio es ese? ¿Y cuánto deberías cobrar por un trabajo de foto y retoque?

Y aquí empezamos a buscar miles de blogs, páginas, preguntamos a amigos fotógrafos, compañeros y cada uno nos dice cosas distintas, unas coherentes y otras que no entiendes las conclusiones, ¿Te suena?

Pues bien, hay una forma correcta y adecuada de poner precio a tus trabajos de fotografía y retoque. Y también sabrás si estás cobrando o no por debajo del precio de mercado.

En primer lugar, debes conocer cuál es tu precio hora.

¿Sabes que es? Tu precio hora (o coste hora de tu servicio) es el cálculo que obtienes cuando te tomas esta profesión en serio, o profesionalmente. A grosso modo sería, a partir de un sueldo al que aspiras (hay que ser realista), añadiendo los días y las horas de la semana que quieres trabajar, los gastos que tienes mensualmente y el importe de tu material, obtienes un importe que corresponde con tu precio hora (bueno, realmente necesitamos alguna cosilla más de información) 😉

Desde la página de Laura Lopez, Calculadora Freelance, tenemos una ayuda para obtener este precio hora. En su caso, está más pensado para otros sectores de freelance como consultoría y o redactores. Y aunque difiere un poco de la realidad de fotógrafos y retocadores, nos puede funcionar bien para empezar. Si quieres algo más preciso y totalmente personalizado para fotógrafos y o retocadores, te recomiendo nuestro PACK de FOTOEXCEL. Te será de mucha utilidad tanto si empiezas como si quieres comprobar si tus tarifas son correctas.

Y ahora sí, con nuestro cálculo de precio hora, podemos empezar. Ahora podemos calcular qué tarifa cobrar en fotografía y retoque.

Ya sé cuál es mi precio hora, ¿cuánto debo cobrar por un trabajo de fotografía?

Dependerá del tiempo que le dediques. No es lo mismo que estés 10 horas para hacer la sesión y el retoque, que estés 30 horas totales.

Supongamos que nos han pedido un presupuestos para un posible trabajo de fotografía de producto, concretamente 30 piezas de cerámicas de distintos tamaños, y nuestro precio hora es de 12 €.

He calculado que el trabajo de fotografía me llevará 5 horas en hacerlo, y el retoque 7 horas. No tengo que desplazarme, ni alquilar o comprar nada. El precio mínimo que debería cobrar en este trabajo de fotografía, es de 60 € + 84 € + impuestos.


Y, ¿Por qué mínimo? Porque por debajo, deberíamos poner dinero para hacer el trabajo.
¿Y por encima? Dependería del nivel de dificultad para realizar el trabajo, el número de profesionales que podría llevarlo a cabo, el uso y explotación de las imágenes, el tipo de cliente que es o la propuesta de valor que ofrecemos (que puede ser los dolores de cabeza que les quitamos)…

Lo entiendo, pero… ¿Y si me piden un precio por foto?

Aquí debemos añadir una variable más, no es lo mismo que nos contraten para hacer 50 fotos que 100.
Con el ejemplo anterior será fácil el cálculo, ¿no?
60 foto + 84 retoque / 30 piezas
Saldría a 4,8 € por cada foto final. Pero como te decía anteriormente, deberíamos hablar con el cliente y que entendiese que ese precio no sería lo que cobraríamos por 3 fotos, sino por 30. Por 3 fotos es muy probable que me llevase prácticamente lo mismo, hacer 3 fotos que 9. Y cada foto saldría por unos 14€ aproximadamente, pero este tema da para otra entrada (ten en cuenta que estos cálculos son muy fáciles con nuestra hoja de FOTOEXCEL, y se adaptan al número de productos a fotografiar rápidamente).

Entonces, ¿debería cobrar lo mismo que otros fotógraf_s?

No. Los gastos no serán los mismos, ni los objetivos, ni la inversión en el material. ¿Por qué entonces cobrar igual? Ese precio le funcionará a esa persona, pero no debe porqué ser así contigo. Y también está la experiencia y profesionalidad de cada uno, o lo que se podría llamar el “caché” del fotógrafo y retocador.

Conclusión, ¿Cuanto cobro por un trabajo de fotografía y retoque?

No estrés. Empieza con tu precio hora y luego calcula el tiempo que estarás haciendo ese trabajo.

Encuentra tu precio hora. Calcula el número de horas que necesitarás para hacer la sesión o el trabajo de fotos y retoque, multiplícalo por tu precio hora, y tendrás el precio para tus trabajos y sesiones de foto y retoque.

Si prefieres preguntar a otras personas por sus tarifas, corrobora el precio que te digan, ya que lo que le funciona a unos, no tiene porqué funcionarte a ti… Te recomiendo que saques tú tus conclusiones, tu precio. Y si te pasan precios, pregunta como los han obtenido, para ver si puedes adaptar ese importe a tu trabajo o no.

Entrega siempre tus presupuestos en un documento PDF, nada de precios escritos por WhatsApp o mails, debes mostrar tu máxima profesionalidad en todos los detalles.

Te recomiendo que separes el apartado de foto y retoque, te será más fácil para negociar presupuestos. Y también para que el cliente sea consciente de lo que le cuesta una cosa u otra.

Y recuerda, cuánto antes conozcas tu precio hora, antes sabrás qué cobrar por cada trabajo de fotografía, y también, crear una tarifa de precios. Así no deberás hacer el cálculo cuando te pidan un presupuestos, ya los tendrás hecho.